Home > > > > Una ciencia muy deportiva o Un deporte muy científico en la Noche Europea de los Investigadores de Madrid 2016

Una ciencia muy deportiva o Un deporte muy científico en la Noche Europea de los Investigadores de Madrid 2016

Un año más los investigadores de los Institutos IMDEA se sumaron a la celebración de La Noche Europea de los Investigadores de Madrid, un proyecto europeo que en nuestra comunidad coordina la Fundación para el Conocimiento madrimasd. Y un año más, el escenario escogido fue incomparable: la Residencia de Estudiantes de Madrid.

Juan Manuel Ortiz (IMDEA Agua), Ana Ramírez de Molina (Alimentación), Mario Martín (Energía), Juan Pedro Fernández (Materiales), Ricardo Arias (Nanociencia), Domenico Giustiniano (Networks) y César Sánchez (Software), los siete investigadores invitados, compartieron dos horas con el público que llenó el salón de actos de la Residencia para hablar de la estrecha relación que existe entre ciencia y deporte. Para hacerlo se centraron en una de sus facetas más personales: sus aficiones deportivas.

Cada uno se dedica a la investigación en un área científica diferente y practica o disfruta como aficionado de un deporte también diferente. Sin embargo, a pesar de sus diferencias, el público pudo comprobar que hay muchas cosas en las que están de acuerdo. La primera, que tanto el deportista como el científico nacen y se hacen, pues en ambos tan importante como la aptitud (con lo que nacemos) es la actitud (el esfuerzo que ponemos en mejorar). La segunda, que si bien la carrera científica tiene mucho de carrera de obstáculos se parece sobre todo a un maratón. El participante pasa por todos los estados de ánimo imaginables: la euforia, el cansancio, la tristeza,… incluso la desesperación de encontrarse frente a un muro que se cree infranqueable y que tienta a dejarlo todo. Y como en el maratón, para el científico lo importante es perseverar sabiendo que sólo con esfuerzo se puede alcanzar la meta.

Siguiendo con el símil del maratón, también estuvieron todos de acuerdo en que en la carrera científica, lo importante es cruzar la meta, más que el puesto en el que se cruza. Lo que debe hacer el investigador es fijarse un objetivo y luchar por alcanzarlo. Y alcanzado éste, pasar al siguiente.

Puede que a veces se caiga, que quiera dejarlo todo,…, pero tiene que levantarse y seguir. También estuvieron de acuerdo en que lo mejor para aquellos que están ahora planteándose qué profesión escoger, es seguir su vocación, decidirse por aquello en lo que destacan, pues sólo así podrán sacar lo mejor de sí mismos.

Además de los investigadores de los siete Institutos IMDEA, Una Ciencia Muy Deportiva contó con varios invitados de excepción: José Manuel Torralba, Director General de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid, y alumnos del colegio Retamar; y con un presentador muy especial, Manuel Carro, director adjunto de IMDEA Software, que aceptó cambiar su inseparable ordenador por un micrófono.

Si deseas saber más sobre la relación que existe entre ciencia y deporte puedes consultar “Una ciencia muy deportiva

COLABORA FINANCIA ORGANIZAN

Este proyecto está financiado por la Unión Europea dentro del Programa de Investigación e Innovación Horizonte 2020 -acciones Marie Skłodowska-Curie- bajo el acuerdo de subvención número 721631.